Actitud Social


Uno de los mayores placeres de la vida es aprender. El aprendizaje continuo, desde el día del nacimiento hasta el segundo antes de pasar a otro estado de nuestras vidas intransferibles, es una de las cosas que nos hace humanos y, a la vez divinos, junto con la creatividad. De esta última hablaré en otra ocasión. De nuestra capacidad para asimilar conocimientos, lo hago hoy, brevemente, mientras me preparo precisamente para asistir a un congreso mañana, el de Actitud Social, tan íntimamente relacionado con mi bendito trabajo.

El hecho de no tener hijos me aleja de la apasionante experiencia de asistir desde fuera y, al mismo tiempo, desde dentro, al milagroso proceso de la formación de una mente humana desde el folio en blanco que es el bebé recién nacido. Apenas cuenta con los instintos indispensables para sobrevivir y, desde luego, jamás por sí mismo. Necesita la asistencia de su familia o de la comunidad hasta una edad avanzadísima. La adquisición de la sonrisa social, el descubrimiento de sus manos, formas y colores, la deducción causa efecto, el lenguaje básico primero y de la gramática después supone una aventura apasionante. El cómo un pequeño de dos años, que no ha estudiado la menor regla de conjugación de verbos, comete el correctísimo error de decir “ponido” es un enigma, por más que pueda explicarse técnicamente.

El mundo mágico de los cuentos es la puerta de la lectura. La lectura es el camino hacia un universo que resume y amplía millones de años de evolución. Lo que aprendiste ayer te sirve para siempre o resulta obsoleto mañana. Las autopistas de conexiones neuronales nos llevan a Marte o se convierten en un muro que impide a los que, como yo, somos lerdos en matemáticas, resolver una triste ecuación de segundo grado.

Muchas veces oigo decir a otras personas que si les tocara una millonada, se irían a vivir al Caribe y pasarían los días en una tumbona. Si la vida me diera el regalo de la independencia económica y, por tanto, de comprar mi propio tiempo, me regalaría horas y horas de estudio. Idiomas, carreras apasionantes, largos viajes en los que absorber como una esponja cósmica lo que la estrella de nuestros días desvela y lo que la noche nos descubre, tenue.

Y escuchar a personas, conocer, hablar, compartir. Lo que mañana quiero hacer en Actitud Social

Un pensamiento en “Actitud Social

  1. Aprendo todos los días de personas como tu. ya tenia ganas de que escribieras en tu bloc. espero que disfrutes hoy en Actitud Social como yo lo he hecho leyendote.

Comente, si lo desea / Feel free to leave a comment

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s